¿Qué es la dependencia emocional y cómo superarla?

Escrito por Gabineti

Hablamos de dependencia emocional cuando nos sentimos incapaces de afrontar nuestro día a día si no contamos con el apoyo y la presencia de otra persona. Cuando nos falta o cuando sentimos que no nos corresponde de la manera en la que lo necesitamos aparecen problemas que van desde la inseguridad o la falta de autoestima hasta situaciones graves de accesos de ira o depresión.

Al dejar en manos de otro la responsabilidad de nuestra felicidad y de nuestra estabilidad emocional, el sufrimiento se vuelve inevitable. Ese apego obsesivo e insano nos resta autonomía e independencia y, al mismo tiempo, ocasiona inconvenientes en toda nuestra gestión emocional y afectiva.

¿Quieres saber más sobre la dependencia emocional y sus consecuencias? Pues sigue leyendo porque te hablamos de todo ello a continuación.

¿De qué hablamos cuando hablamos de dependencia emocional?

La dependencia emocional es un rasgo de la personalidad que, si llega a elevarse hasta un grado muy alto, deriva en un trastorno que va a requerir de la ayuda de un especialista.

En nuestra infancia se puede detectar cuando los niños tienen una actitud inmadura con respecto a sus padres y cuidadores de modo que necesitan constantemente de su presencia, de su atención y su aprobación.

Si, además, ese requerimiento por parte del niño, se intensifica con una educación sobreprotectora, la dependencia emocional termina por desarrollarse del todo llegando a interferir en las relaciones posteriores que se puedan tener en la vida adulta.

¿Qué rasgos desarrolla una persona con dependencia emocional?

Aunque no todos los que padecen de dependencia emocional lo manifiestan exactamente de la misma forma, sí que existen una serie de conductas habituales que nos pueden dar algunas pistas para localizar y atajar el problema.

Algunas de esas conductas son:

  • Baja autoestima. El poner por delante las necesidades de la otra persona por encima de las propias, añade una infravaloración que afecta directamente al cuidado y la atención sobre uno mismo.
  • Necesidad de aprobación continua. La dependencia emocional hacia el otro hace que se vuelva imprescindible el refuerzo constante de cada uno de nuestros actos.
  • Sensación de soledad cada vez que no está la otra persona. En los casos más agudos incluso se llegan a experimentar miedos y terrores muy pronunciados ante cualquier mínimo tiempo de alejamiento del otro.
  • Ansiedad ante la perspectiva de separación. La sola idea de perder a la otra persona, ya sea por una ruptura o por un accidente fatal, puede derivar en episodios de ansiedad o incluso en un trastorno.
  • Incapacidad para el día a día. En casos muy complicados de dependencia emocional se llega a un estado en el que para tomar cualquier decisión rutinaria se necesita la opinión y el consejo de la otra persona.

¿Cómo se puede combatir la dependencia emocional?

Cuando se toma consciencia de que se padece de cierto nivel de dependencia emocional, es necesario poner en práctica alguna estrategia que nos ayude a salir de esa situación y conseguir un equilibrio emocional que no nos dañe. Existen algunos pasos que se pueden dar en este sentido.

Reconocer nuestra dependencia emocional

Lo primero ante un problema emocional, sea cual sea, siempre va a ser identificarlo, asumirlo y reconocer que nos gustaría cambiarlo. En el caso de la dependencia emocional un buen punto de partida es comprobar si es algo que nos condiciona y aparece solo en nuestra relación de pareja o también se extiende a otros ámbitos sociales o laborales.

Es complicado darse cuenta de que somos dependientes emocionales, podemos tardar meses o años para detectarlo porque nuestra autoestima y nuestra independencia han ido mermando mucho sin apenas darnos cuenta.

Por eso es tan relevante saber hasta qué punto se ha extendido y en qué momento nos encontramos.

Hacer una lista de aquello que nos perjudica

Cuando hemos identificado la dependencia emocional, llega el momento de ir un paso más allá y este es un escalón complicado. Se trata de reconocer todo aquello que hemos llegado a hacer por alguien y que, de un modo u otro, ha terminado por perjudicarnos. Pero atención, no se trata de reconocer solo aquellas conductas que consideramos como “buenas”, sino que también hay que prestar atención a si hemos llegado a caer en el victimismo, en el chantaje emocional, los reproches…

Comprender hasta qué punto hemos llegado nos dará una idea real de hasta qué punto nos hemos complicado.

Rompe las idealizaciones que tengas sobre la otra persona

Los dependientes emocionales tienen una tendencia exagerada a poner en un pedestal a la persona de la que dependen. Le atribuyen cualidades excepcionales, solo ven su lado positivo y alaban cualquier pequeño gesto como la más pura muestra de amor.

Esto ocasiona un problema doble, por un lado, provoca vivir en una fantasía alejada de la realidad y, por el otro, en el instante en que cualquier acción desmonta esa idealización aparece un fuerte sentimiento de decepción.

Por eso resulta tan importante romper las expectativas e idealizaciones del otro y aprender a apreciar a los demás por lo que son y no por lo que queremos que sean.

Aprender a estar solo

Por supuesto, uno de los pasos más importantes que se pueden dar para empezar a descomponer la dependencia emocional es aprender a estar solo. Y no se trata de romper con todo y alejarse, sino de comprender que todo el mundo necesita su espacio y que necesitamos desarrollarnos como personas independientes antes de tener una relación saludable. Disfrutar de nosotros mismos, comprendernos, aprender cómo somos o qué nos gusta no solo es necesario, es imprescindible para conseguir una estabilidad emocional. 

Gabineti, psicoterapia para abordar la dependencia emocional

Si crees que estás empezando a desarrollar una dependencia emocional y que necesitas ayuda para gestionarla, en Gabineti contamos con un amplio equipo de psicólogos que te ayudarán a superarlo. Nuestras consultas se realizan de forma online, con una gran flexibilidad horaria, de forma absolutamente confidencial y con atención personalizada, para brindarte las herramientas que necesitas para detectar la dependencia emocional y conseguir que la superes.

Artículo por Gabineti

Gabineti es la plataforma de consulta psicológica online líder en español. El equipo de redactores busca traerte los mejores contenidos semanalmente. Suscríbete a nuestra newsletter para permanecer enterado de todas las novedades.

Toda la salud mental en tu correo

De conformidad con el RGPD y la LOPDGDD, GABINETI tratará los datos facilitados con la finalidad de enviar un boletín informativo periódico. Podrá ejercer, si lo desea, los derechos de acceso, rectificación, supresión, y demás reconocidos en la normativa mencionada. Para obtener más información acerca de cómo estamos tratando sus datos, acceda a nuestra política de privacidad. Si haces click en el botón SUCRIBIRME usted, mediante acción positiva, entiende y acepta el tratamiento de sus datos tal y como se describe anteriormente.

Artículos relacionados

Adicción al trabajo: ¿Eres un workaholic?

Adicción al trabajo: ¿Eres un workaholic?

En la sociedad actual, donde el éxito y la productividad se valoran sobremanera, la línea entre la dedicación laboral y la adicción al trabajo puede ser difusa. Si bien trabajar duro y estar comprometido con tu profesión son cualidades positivas, cuando estas...

La vigorexia: ¿un problema en aumento?

La vigorexia: ¿un problema en aumento?

En la sociedad actual, donde la imagen corporal juega un papel cada vez más importante, los trastornos relacionados con la percepción de uno mismo están en auge. Uno de ellos es la vigorexia, también conocida como dismorfia muscular, un trastorno que afecta tanto a...