Claves para combatir la monotonía y el aburrimiento

Escrito por Gabineti

Es posible que a menudo hayas experimentado la sensación de estar atrapado en una rutina diaria que se repite una y otra vez sin fin. Te ves envuelto en tareas prácticamente automatizadas que van marcando tus horas cada día con una monotonía evidente que de algún modo te aprisiona.

Esa sensación de que la monotonía te oprime es algo muy frecuente que, además, mucha gente experimentó de forma más pronunciada debido a la crisis sanitaria ocasionada por el covid-19 y que nos obligó a una rutina muchísimo más controlada y sin capacidad de cambio.

Aunque pudiese parecer un asunto sencillo de manejar, deberíamos tener en cuenta que una monotonía prolongada en el tiempo es el caldo de cultivo ideal en el que pueden aparecer trastornos como la depresión y por eso es importante aprender a reconocer cuándo la rutina se empieza a convertir en un problema.

¿Te gustaría saber cómo combatir la monotonía para que esto no suceda? Pues sigue leyendo porque te lo contamos en este post.

¿Qué son la monotonía y la rutina?

Cuando hablamos de monotonía o de rutina nos referimos a una serie de hábitos y costumbres que repetimos de forma prolongada en el tiempo y que llegamos a realizar de manera casi automática.

Esto se produce en todos nuestros ámbitos sociales y laborales juntos o por separado, es decir, podemos llegar a experimentar la monotonía en nuestra relación de pareja cuando sentimos que siempre hacemos lo mismo y no existe ningún hueco para la emoción, la sorpresa o para experimentar nuevas sensaciones; pero también se establecen rutinas en el trabajo, familiares, con círculos de amistades…

La monotonía implica un esquema de funcionamiento fijo en el que apenas existen posibilidades de cambio. Esa repetición constante y la falta de alternativas o novedades, puede llegar a ocasionar una marcada sensación de aburrimiento porque nos parece estar encerrados en una rueda.

Pero no todo es negativo en la rutina y la monotonía porque también aportan seguridad y cierto control, además de que minimizan la posibilidad de que aparezcan situaciones inesperadas. Por ello la monotonía nos genera muchas veces cierta resistencia a introducir cambios. Quizás sintamos que la rutina nos aburre y, al mismo tiempo, nos da miedo modificarla de golpe por todo el riesgo que puedan traer las consecuencias del cambio.

Lo ideal, como ocurre tantas veces, es buscar un equilibrio. Si bien necesitamos desarrollar una rutina que nos proporcione estabilidad, también es muy importante ser flexibles y tener la capacidad de modificar y alternar diferentes aspectos que nos hagan experimentar emociones y sensaciones que nos saquen de la monotonía de vez en cuando.

¿Qué podemos hacer para salir de la monotonía?

Para combatir la monotonía es necesario romper la cadena de las acciones repetitivas e introducir acciones diferentes. Esto puede parecer muy sencillo, sin embargo, es algo más complejo de lo que parece porque la resistencia al cambio siempre es algo difícil de gestionar.

En cualquier caso, sí que podemos considerar ciertas pautas que nos ayudarán en diferentes ámbitos.   

Primero: conoce tu rutina y trata de averiguar qué te gustaría cambiar

Antes de empezar a plantearte un montón de cambios, lo fundamental es que identifiques tu rutina y la reconozcas como tal. El primer paso para abordar cualquier problema siempre pasa por asumir que existe.

Una vez que sabes que la monotonía se ha instalado en tu día a día llega el momento de hacerse preguntas. De todos los elementos de tu rutina ¿cuáles son los que te desagradan? Quizás comes lo mismo todos los días, pero eso te gusta y lo disfrutas y, sin embargo, no soportas hacer siempre los mismos planes en tu tiempo libre.

Esa es la clave fundamental: cambiar tu rutina o combatir la monotonía no supone una ruptura total y absoluta con tu modo de vida de un día para otro, consiste más en ir alejándote poco a poco de todo lo que la convierte en desagradable. Si te planteas una revolución de golpe puede aparecer la frustración muy pronto.

Segundo: la monotonía también se cambia cuidándote

Nuestro bienestar emocional tiene muchísimo que ver con nuestro bienestar físico. Así, cuando la monotonía se instala en nuestra vida llega con un peligro añadido: descuidar la atención sobre nuestro cuerpo llegando a caer en malos hábitos alimenticios o una rutina de sueño que no nos deja descansar adecuadamente.

Por eso, algo que siempre recomiendan los expertos cuando queremos salir de la monotonía es empezar por cuidar nuestra alimentación y nuestro descanso y centrar nuestra atención cuando se trate de ello.

Asimismo, el deporte y la actividad física te ayudarán a bajar los niveles de estrés, aumentar la segregación de endorfinas y si además no tenías el hábito ya introducido en tu rutina, te servirá para introducir un gran cambio. Pero recuerda, no se trata de que pases de la nada a correr la maratón, si los cambios no son paulatinos no conseguirás construir un nuevo hábito.

Tercero: empieza cambiando pequeñas cosas

Tener metas y objetivos de cambio ambiciosos no es malo, al contrario, pueden servirnos de motivación y además nos ayudan a saber dónde queremos llegar. Pero tenemos que tener en cuenta que cuanto mayor sea el cambio que queramos implementar de golpe mayor será la resistencia a la que nos enfrentaremos.

Todo ello provoca que tengamos que plantearnos combatir la monotonía poco a poco para que cada pequeña modificación se convierta en una victoria que nos anime a continuar en el proceso.

Una buena manera de arrancar con esas pequeñas alternativas es acostumbrarnos a separar nuestros espacios. Si trabajamos, comemos y tenemos nuestros ratos de ocio en el mismo sitio, — algo que se convirtió en una situación muy frecuente durante la pandemia y luego se extendió en muchos casos—, desarrollaremos una sensación de continuidad. Sentimos que todo nuestro tiempo forma parte de lo mismo. Mejor si aprendemos a separar: cada cosa con su tiempo y lugar te ayudará a romper esa sensación y, sobre todo, a desconectar de la monotonía.

Del mismo modo, resulta muy útil fijarte en tu entorno y modificarlo de vez en cuando. Introduce elementos nuevos, redecora, añade elementos vivos como alguna planta, cambia los muebles de sitio… Por pequeño que te pueda parecer, cualquier cambio contribuye.

Además, pregúntate qué hobby siempre ha estimulado tu curiosidad, pero nunca has dado el paso de probar: hacer ganchillo, aprender a cocinar sushi, probar un rocódromo… Cultivar nuevas aficiones es un aliciente perfecto para romper la monotonía.

Gabineti, ayuda especializada para combatir la monotonía

Si sientes que estás atrapado en la rutina y la monotonía y se te hace cuesta arriba salir de ello, puedes contar con la ayuda de un terapeuta especializado que te proporcione las herramientas apropiadas que te ayudarán a conseguirlo. En Gabineti tenemos a tu disposición un nutrido grupo de psicólogos que te atenderán de forma online, con una gran flexibilidad horaria, de manera personalizada y totalmente confidencial para que tú solo tengas que preocuparte por recuperar tu felicidad.

Artículo por Gabineti

Gabineti es la plataforma de consulta psicológica online líder en español. El equipo de redactores busca traerte los mejores contenidos semanalmente. Suscríbete a nuestra newsletter para permanecer enterado de todas las novedades.

Toda la salud mental en tu correo

De conformidad con el RGPD y la LOPDGDD, GABINETI tratará los datos facilitados con la finalidad de enviar un boletín informativo periódico. Podrá ejercer, si lo desea, los derechos de acceso, rectificación, supresión, y demás reconocidos en la normativa mencionada. Para obtener más información acerca de cómo estamos tratando sus datos, acceda a nuestra política de privacidad. Si haces click en el botón SUCRIBIRME usted, mediante acción positiva, entiende y acepta el tratamiento de sus datos tal y como se describe anteriormente.

Artículos relacionados

El arte de decir no: 5 Claves para fortalecer la autoestima

El arte de decir no: 5 Claves para fortalecer la autoestima

En el ajetreado mundo actual, donde las demandas externas parecen multiplicarse sin cesar, decir no se convierte en una habilidad fundamental para proteger nuestra salud mental y emocional. Aprender a declinar peticiones de forma asertiva no solo nos permite...

¿Eres una persona altamente sensible (PAS)?

¿Eres una persona altamente sensible (PAS)?

En el mundo de la psicología, el concepto de "alta sensibilidad" ha ganado relevancia en los últimos años. Se trata de un rasgo de la personalidad que define a las personas que experimentan el mundo de una manera más profunda e intensa que la mayoría. Si te sientes...

La megalofobia, ¿qué es y cómo superarla?

La megalofobia, ¿qué es y cómo superarla?

En ocasiones, es normal que nos sintamos intimidados por elementos de gran tamaño, como criaturas enormes o edificios muy altos. Sin embargo, cuando se trata de un miedo irracional hacia objetos específicos de grandes dimensiones, podría ser megalofobia. ¿Quieres...