Miedo escénico, ¿cómo controlarlo y superarlo?

Escrito por Gabineti

El miedo escénico, también llamado pánico escénico, es un estado personal que merma mucho nuestras habilidades comunicativas cuando debemos enfrentarnos a hablar en público frente a un grupo que nos observa.

Cuando entramos en este estado somos incapaces de expresarnos, aparece el nerviosismo y un bloqueo que puede llegar a dejarnos totalmente paralizados. Afecta a todo tipo de personas sin distinción de edad o género y no se manifiesta solo cuando hay que dar un discurso, sino que también puede afectar a bailarines, actores, músicos o deportistas.

¿Has padecido de miedo escénico alguna vez? ¿Quieres saber más sobre él y sobre cómo intentar controlarlo? Sigue leyendo porque en este artículo hablamos de todo ello.

¿Qué ocasiona el miedo escénico?

El miedo escénico no tiene una única causa que lo motive, de hecho, puede llegar a ser diferente en cada persona. Algunas son más susceptibles a padecerlo cuando viven con cierta ansiedad todo lo relacionado a su desempeño. Sienten miedo al ridículo, a no estar a la altura, a fallar o a no ser capaces de expresarse correctamente.

Pero esa es solo una de las causas posibles, el miedo escénico puede aparecer de forma inesperada y afectar hasta a los oradores más experimentados. ¿Has sentido alguna vez cierto hormigueo en el estómago antes de dirigirte al público? ¿Te has puesto nervioso y has notado un temblor en la voz? Probablemente sí, porque es algo muy frecuente.

Algunas de las causas más frecuentes en las que aparece el pánico escénico o el miedo a hablar en público son:

  • Poca experiencia. La ansiedad por desempeño tiene muchas más posibilidades de aparecer cuanta menos experiencia tenemos en el campo sobre el que nos toca realizar una exposición pública. El simple hecho de ser algo nuevo para nosotros ya requiere una adaptación que no es igual de rápida para todo el mundo. Además, al no tener muchos recuerdos previos de actuaciones exitosas, o la evidencia de que no hay que temer, siempre resulta más complicado mantener la calma.
  • Poca preparación. Aquí debemos tratar de ser honestos. Si no llevamos bien preparado nuestro discurso, si no nos sabemos la letra de la canción o nuestras líneas de diálogo en la obra de teatro, es casi seguro que entremos en un estado de ansiedad anticipatoria. Creeremos que todo nos va a salir mal y las posibles consecuencias aparecerán en nuestra mente causándonos un bloqueo. Por suerte, esta es una causa que podemos prevenir con práctica.
  • Expectativas muy altas. Cuanto mayor sea la importancia que atribuyamos a un discurso, un concierto o una actuación, más posible es que aparezca la ansiedad. Por eso es importante relativizar las cosas hasta el punto de dar a cada momento su importancia justa. Nunca suele ser una situación de vida o muerte por mucho que nos lo repitamos.
  • El fracaso nos aterra. Gran parte de la fuerza del miedo escénico reside en que consideramos que enfrentarnos a la audiencia es arriesgado. Si nos equivocamos, si fallamos en nuestra exposición, si balbuceamos sin remedio, si damos mal una nota o fallamos un tiro decisivo, lo haremos frente a un público que nos juzgará tan solo por nuestros errores. Sin embargo, no debemos olvidar que esas mismas personas están allí presentes deseando nuestro éxito y son capaces de obviar de forma casi natural cualquier pequeño desliz y centrarse mucho más en lo positivo de nuestra actuación.
  • Episodios previos de ansiedad. En ocasiones hemos sufrido con anterioridad algún episodio de ansiedad no relacionado con la exposición pública, y eso puede ponernos en alerta porque no queremos pasar por ello de nuevo. Sin embargo, hay algunas probabilidades de ya hayamos aprendido a manejar esa ansiedad en otros aspectos y esa gestión emocional será muy positiva a la hora de controlar el miedo escénico.

¿Cómo vencer el miedo escénico?

Cuando el miedo escénico se cronifica y nos impide completamente la interacción en público ante la sola idea de tener que intervenir en algún momento, es necesario contar con la ayuda de un especialista que nos ayude a gestionarlo.

En estados menos avanzados existen una serie de consejos que se pueden aplicar:

Llega antes al auditorio

Llegar temprano puede servir de ayuda porque permite tener algo más de tiempo para ir controlando la situación. Contactarás antes con el público y con el escenario e incrementarás tu confianza.

Reconoce el miedo

Si eres capaz de admitir que estás nervioso es más sencillo que la ansiedad disminuya porque le estás diciendo a tu cerebro que aceptas la situación. Una forma de llegar a esa aceptación es a través de las imágenes mentales. Es posible que te lleguen solo momentos negativos. Burlas, insultos, abucheos… Bien, ahora trata de construir alguna imagen de todo lo contrario: éxito, aplausos, vítores… Haciéndolo reducirás la sensación de que todo va a salir mal.

Intenta exagerar cada síntoma

Si tu miedo escénico viene acompañado de un temblor en una pierna o en las manos o de un sudor incontrolable, intenta temblar más y sudar más. De este modo, al tratar de controlar tus síntomas en un sentido, tomaremos conciencia de que podremos manejarlos y llegar a rebajarlos.

Mantén siempre contacto visual

Mientras dure tu discurso trata de buscar a alguien en el auditorio con quien mantener contacto visual, sostenlo durante un instante y pasa luego a otra persona de forma natural. Esa conexión momentánea que va alternando entre personas diferentes te ayudará a aumentar el control de la situación y, sobre todo, la calma.

Gabineti, ayuda psicológica para vencer el pánico escénico

Si padeces de miedo escénico y te gustaría vencer el bloqueo que te produce y aprender a controlarlo puedes contar con la ayuda de un terapeuta que te brinde las herramientas necesarias para ello. En Gabineti contamos con un nutrido equipo de psicólogos que pueden acompañarte durante todo el proceso. Nuestras consultas se realizan siempre online, de forma individualizada, confidencial y con gran flexibilidad horaria para que tú solo tengas que preocuparte por recuperar el equilibrio emocional que necesitas.

Artículo por Gabineti

Gabineti es la plataforma de consulta psicológica online líder en español. El equipo de redactores busca traerte los mejores contenidos semanalmente. Suscríbete a nuestra newsletter para permanecer enterado de todas las novedades.

Toda la salud mental en tu correo

De conformidad con el RGPD y la LOPDGDD, GABINETI tratará los datos facilitados con la finalidad de enviar un boletín informativo periódico. Podrá ejercer, si lo desea, los derechos de acceso, rectificación, supresión, y demás reconocidos en la normativa mencionada. Para obtener más información acerca de cómo estamos tratando sus datos, acceda a nuestra política de privacidad. Si haces click en el botón SUCRIBIRME usted, mediante acción positiva, entiende y acepta el tratamiento de sus datos tal y como se describe anteriormente.

Artículos relacionados

Sapiosexualidad: En busca de la mente que excita

Sapiosexualidad: En busca de la mente que excita

En el mundo de la atracción humana, la sapiosexualidad emerge como una orientación que va más allá de lo físico. Para los sapiosexuales, la inteligencia, el conocimiento y la profundidad intelectual son los ingredientes clave que encienden la llama del deseo. En este...