Las emociones, esas grandes (des)conocidas

Escrito por amaya.navarro

Como seres humanos que somos nos emocionamos pero, ¿sabemos realmente qué son las emociones? ¿Sabemos para qué sirven?

Digamos que las emociones son nuestras “alarmas”, nos avisan cuando está ocurriendo algo y nos preparan para actuar en consecuencia, es decir, son adaptativas y necesarias para nuestra supervivencia. Para que esto sea así y podamos regular correctamente nuestras emociones debemos saber identificarlas, ponerles nombre, saber qué nos están diciendo y qué podemos hacer con ellas.

A continuación vamos a hablar de algunas de las emociones básicas pero debemos tener en cuenta que éstas fluyen, se superponen e incluso podemos pasar de una emoción a su opuesta en cuestión de minutos. Es por esto que es muy importante permitirnos sentir y no bloquear lo que sentimos.

¿Para qué sirve la tristeza?

La tristeza es una emoción que aparece cuando sufrimos una pérdida. Está muy relacionada entonces con el estilo de apego que tenemos, ya que si no nos pusiéramos tristes cuando perdemos a alguien querido, significaría que no tendemos a vincularnos con otras personas u objetos.

La tristeza se va del mismo modo que aparece, poco a poco va fluyendo hasta que desaparece por sí misma, es decir, se autorregula. De hecho, pueden surgir dificultades si ponemos barreras y no dejamos que esa tristeza salga.

¿Para qué sirve el miedo?

Esta emoción se considera a menudo negativa pero realmente aparece cuando nos encontramos ante un peligro, es decir, el miedo nos protege. Es una respuesta automática que nos hace escapar de una amenaza.

¿Para qué sirve la ira?

La ira aparece cuando se considera que existe amenaza a los propios intereses y propósitos. Es una emoción que tiene muy mala fama, pero en realidad la función que tiene es autodefensiva, es decir, nos ayuda a poner límites y mejorar nuestras relaciones interpresonales.

¿Para qué sirve la alegría?

La alegría es la emoción positiva por excelencia, es energía e ilusión. Permitirnos estar alegres es muy importante, aunque es difícil cuando sobrecuidamos a otras personas o cuando somos muy exigentes con nosotros mismos, ya que tendemos a bloquear esa alegría porque nos genera culpa.

¿Para qué sirve la culpa?

La culpa aparece para hacernos conscientes de nuestros errores y poder corregirlos. Una culpa sana implica aprender de esos errores del pasado y así poder mejorar y no volverlos a cometer.

Muchas veces nos culpamos por situaciones que ocurrieron en el pasado, sin darnos cuenta de que estamos juzgando desde nuestra perspectiva presente y que ahora contamos con ciertas herramientas o recursos de los que en aquel momento no disponíamos.

Queda claro que las emociones no son nuestras enemigas sino todo lo contrario, son sanas y nos ayudan en nuestro día a día, aunque a veces nos resulten desagradables. En definitiva, las emociones nos ayudan a entender el mundo y a nosotros mismos.

Artículo por amaya.navarro

Mi nombre es Amaya, soy Psicóloga General Sanitaria y estoy aquí para ayudarte a conseguir tus objetivos, adaptando siempre las sesiones a tu ritmo y trabajando de la manera que te haga estar más cómodo/a. Sigo una corriente cognitivo-conductual cada vez más integradora.

Artículos relacionados

Trabajar con tu pareja, ¿es una buena idea?

Trabajar con tu pareja, ¿es una buena idea?

Se suele comentar que no es una buena idea mezclar el ámbito personal con el profesional, sin embargo, la realidad indica que el ambiente laboral suele ser un entorno en el que surgen nuevas relaciones sentimentales. Pero, ¿es buena idea trabajar con tu pareja? Como...

Problemas de pareja con la llegada de un bebé

Problemas de pareja con la llegada de un bebé

Las crisis de pareja son algo habitual y, siempre que se sepan gestionar de forma equilibrada, forman parte de la cotidianidad y de lo esperable. Uno de los desencadenantes más comunes se produce con el nacimiento del primer hijo, ya que suele suponer toda una...

Miedo a la soledad, ¿qué es y cómo afrontarlo

Miedo a la soledad, ¿qué es y cómo afrontarlo

Resulta paradójico que en un mundo completamente interconectado en el que podemos comunicarnos con gente que está en la otra punta del planeta, se siga padeciendo, e incluso se incremente, el miedo a la soledad. Pero cuidado, no nos referimos simplemente a no querer...