La importancia de la inteligencia emocional

Escrito por Eleonora Mercadante

por la Doctora Eleonora Mercadante

En los últimos años encontramos los signos de un creciente malestar emocional, especialmente entre los jóvenes, como podemos observar con actos de violencia cada vez más frecuentes, especialmente desmotivados, debido a graves deficiencias en el autocontrol. Además, se está experimentando un aumento en la incidencia de la depresión y apenas el verano pasado se denominó «el verano negro de los jóvenes», ya que tres niños murieron en menos de 20 días por consumo de drogas en las discotecas donde pasaban la noche. Este clima sugiere la necesidad de enseñar a los niños lo que podríamos llamar «el alfabeto emocional», introduciendo programas de «alfabetización emocional» en las escuelas que transmitan habilidades interpersonales esenciales a los niños. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya en 1993 incluyó el manejo de las emociones entre las habilidades esenciales para vivir. De hecho, para estar en armonía con uno mismo y con los demás, esas habilidades, denominadas «inteligencia emocional», son fundamentales. Esta capacidad se puede enseñar a los niños desde una edad temprana, pero la educación emocional no se da en la actualidad, ya que se asume que los niños, al tener emociones innatas, también son capaces de manejarlas. Para un niño, sin embargo, no es tan obvio saber reconocer lo que está sintiendo, darle un nombre y saber que pronto pasará. La dificultad que experimenta cuando se le presenta un sentimiento que desconoce puede convertirse en miedo o puede desahogarlo con reacciones de ira. Además, si un niño no será capaz de reconocer sus propias emociones, mucho menos podrá comprender el estado de ánimo de los demás y actuar en una relación correcta con ellos. La esperanza es que algún día sea la tarea normal de la educación empujar al individuo hacia comportamientos como la autoconciencia, el autocontrol, la empatía, la escucha de los demás y la cooperación. Por el momento, profesores y padres todavía pueden hacer algo a través de caminos como los de la «alfabetización emocional», que los descubrimientos científicos hasta ahora han demostrado ser útiles para prevenir diversos problemas y vivir más en paz consigo mismos y con los demás.

Pero ¿Qué es esta inteligencia emocional?

Ya en 350 a. C. Aristóteles instó a controlar la vida emocional con inteligencia. En 1990 Salovey y Mayer definieron la inteligencia emocional como la capacidad aprendida de percibir, comprender, expresar y gestionar las emociones para que funcionen para nosotros y no contra nosotros. En la práctica, Inteligencia Emocional significa saber lo que estás sintiendo, lo que sienten los demás, poder asignar un nombre a nuestras emociones, a las de los demás, controlarlas y gestionarlas con cuidado para que no desemboquen en un comportamiento incorrecto. Inteligencia emocional para Goleman, autor del texto «Inteligencia emocional. Qué es, porque puede hacernos felices ”, es un constructo que engloba cinco dominios principales: Conciencia de sí mismo; Auto control; Automotivación; Conciencia social (empatía); Gestión de relaciones sociales. La competencia emocional es una habilidad compleja que requiere tanto la conciencia del propio estado emocional como la capacidad de compartir y empatizar con las emociones de los demás; permite afrontar adecuadamente el estrés que producen las emociones negativas con estrategias que reducen su duración e intensidad. En la base de la inteligencia emocional encontramos la empatía, un concepto que significa «la capacidad de identificarse con los estados de ánimo y pensamientos de otras personas a partir de la comprensión de sus señales emocionales, tomando su perspectiva subjetiva y compartiendo sus sentimientos» (Bonino, 1994). Sin embargo, para reconocer las emociones de los demás, primero debes ser consciente de las tuyas, dejar que los sentimientos de los demás resuenen dentro de ti sin confundirlos con los tuyos. Por tanto, la base de la empatía es la autoconciencia: cuanto más abiertos estemos a nuestras emociones, más capaces seremos de leer los sentimientos de los demás. Afortunadamente, la inteligencia emocional se puede mejorar a lo largo de la vida y, para ello, debes empezar por aprender a trabajar con tus emociones. Sabemos que estos últimos son fundamentales para el ser humano ya que representan señales que nos ayudan a reaccionar ante una situación de peligro (no en vano el término «emoción» proviene del latín «moveo» que significa «pasar de»).

Las emociones juegan un papel muy importante en las primeras interacciones madre-hijo, ya que permiten que el niño comunique sus necesidades a quienes lo cuidan, constituyendo una especie de «lugar relacional primario». La respuesta de la madre a las necesidades expresadas por el niño es de enorme valor porque permite que el niño comience a discriminar entre el yo y el no yo. Cuanto más pequeño sea el niño, más difícil será darle un nombre a lo que siente y esto puede crearle un fuerte malestar. Cuando los padres no están en sintonía con el niño, la situación le induce a un profundo trastorno y, en caso de que esto continúe en el tiempo, le impone un enorme costo en términos emocionales. En este punto, el niño puede verse obligado a evitar expresar sus emociones o, de hecho, a no sentirlas más. A lo largo de la vida, el precio a pagar por la falta de armonía en la niñez puede ser muy alto, a menos que esto se arregle más adelante.

En el ser humano, ninguna emoción hace su aparición de forma completamente repentina, sino que cada una pasa de una fase a otra hasta que asume cambios cuantitativos y cualitativos que reflejan las reorganizaciones que se han producido en el desarrollo cognitivo y, en paralelo, en el desarrollo social. El hombre tiene dos formas de conocer que interactúan entre sí para construir la vida mental: la mente relacional y la mente emocional. La mente racional es el modo de comprensión del que habitualmente somos conscientes y es más reflexivo que el segundo más. Las dos modalidades actúan a lo largo de un continuo: cuanto más intenso es un sentimiento, más dominante es la mente emocional y más ineficaz la racional. Por lo general, la mente racional y la mente emocional operan con equilibrio, pero cuando las pasiones aumentan en intensidad, la mente emocional toma el control, abrumando a la racional. La regulación emocional juega un papel primordial en la adaptación del individuo a su entorno.

Nuestra cultura se fija en las habilidades académicas, ignorando la inteligencia emocional, inmensamente importante para los propósitos de nuestro destino personal. La destreza de una persona en la vida emocional es fundamental para entender por qué algunos temas tienen éxito mientras que otros, intelectualmente nada menos, entran en callejones sin salida. Las personas con habilidades emocionales bien desarrolladas también tienen más probabilidades de estar contentas y efectivas en la vida, pudiendo adoptar las actitudes mentales que impulsan la productividad. Tenemos que entrenar las inteligencias personales de los niños que ya están en la escuela. La educación socioemocional representa la transposición de la inteligencia emocional a la educación y la docencia y se basa en la construcción de cinco habilidades clave: autoconciencia, conciencia social, capacidad de resolución de problemas y toma de decisiones, autocontrol y gestión de las relaciones sociales. Este es el significado que se le atribuye a la educación socioemocional: dedicar el mismo tiempo a las emociones y la sociabilidad que el que se da ahora a las asignaturas escolares básicas. «Enseñar el alfabeto de las emociones es un proceso similar a aprender a leer, ya que implica promover la capacidad de leer y comprender las propias emociones y las de los demás y utilizar esas habilidades para comprenderse mejor a sí mismo y a los demás» (Kindlon y Thompson, 2000).

Un aspecto central radica en hacer comprender a los niños que las emociones y los comportamientos son dos elementos que forman parte de la vida cotidiana pero que también son aspectos profundamente diferentes: mientras que las emociones, de cualquier tipo, deben ser aceptadas porque señalan que son importantes, al comunicarnos algo, los comportamientos pueden, por otro lado, ser positivos o negativos.

Por tanto, si queremos esperar que en el futuro se produzca un aumento de personas capaces de gestionar sus propias emociones y sintonizar con los sentimientos ajenos, con una consecuente disminución de actos nocivos para ellos mismos y / o para los demás, solo podemos comenzar a enseñar a nuestros hijos a desarrollar la inteligencia emocional desde su nacimiento, y continuar su crecimiento a través de la escuela. “Obviamente, ningún camino es una respuesta al problema. Pero dada la crisis que enfrentan los niños, y dada la esperanza alimentada por los caminos de alfabetización emocional, ¿no deberíamos, ahora más que nunca, enseñar a cada niño estas habilidades, que son esenciales para la vida? Y si no es ahora, ¿cuándo?” (Goleman, 1996).

BIBLIOGRAFÍA:

Goleman D., “Inteligencia emocional. Qué es, porque puede hacernos felices. «; 1996, Ed. Rizzoli, Milán.Morganti A., “Inteligencia emocional e integración escolar”; 2012, Ed. Carocci, Roma.

Artículo por Eleonora Mercadante

Ser psicóloga para mí no sólo significa hacer esto como un trabajo, sino que representa una pasión, un sueño que tuve desde una edad temprana, y que ahora tengo la suerte de ser capaz de realizar. Solicita una cita.

Artículos relacionados

Síntomas y causas de las crisis existenciales

Síntomas y causas de las crisis existenciales

¿Sabes qué son las crisis existenciales? ¿Y cuáles son sus síntomas y causas? Desde Gabineti te damos todas las claves para que te sea más sencillo identificarla, tratarla y superarla. ¿Qué son las crisis existenciales? Las crisis existenciales hacen referencia a un...

Abulia, ¿qué es y cuáles son sus síntomas y tratamiento?

Abulia, ¿qué es y cuáles son sus síntomas y tratamiento?

¿Sabes qué es la abulia? A lo largo de la vida es habitual que existan momentos y situaciones donde nos sentimos con una mayor apatía, desgana y falta de motivación. Parece como si todo costase más: tareas laborales, actividades de ocio o cualquier tipo de rutina,...

¿Cómo dejar de ser hipocondríaco?

¿Cómo dejar de ser hipocondríaco?

Se estima que entre un 6 y un 10% de la población mundial sufre hipocondría, pero, ¿sabes qué es y cuáles son sus principales síntomas? ¿Y qué consejos se pueden seguir para dejar de ser hipocondríaco? ¡Te lo contamos todo en este post! ¿Qué significa ser...

¿Necesitas ayuda?