Inteligencia emocional, ¿qué es y cuáles son sus características?

Escrito por Gabineti

La inteligencia emocional ha adquirido un mayor protagonismo en las últimas décadas gracias a diversos psicólogos, como Daniel Goleman, que han sabido demostrar que su desarrollo puede traernos grandes beneficios en todas las facetas de nuestra vida, desde las relaciones personales, a las laborales.

Pero, ¿qué es la inteligencia emocional y cuáles son los elementos que la componen? A continuación, tienes todas las claves.

¿Qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional hace referencia al conjunto de habilidades que una persona adquiere por nacimiento o por aprendizaje a lo largo de su vida que le permiten mejorar la relación con uno mismo y con los demás.

En este sentido, existen dos formas de inteligencia emocional:

  • Inteligencia interpersonal. Implica reconocer, entender e influir en las emociones de los demás.
  • Inteligencia intrapersonal. Se refiere a la capacidad de reconocer, entender y manejar nuestras propias emociones.

Elementos de la inteligencia emocional

El psicólogo estadounidense Daniel Goleman no fue el primero en hablar de inteligencia emocional, pero sí fue quien popularizó el concepto, tanto en la comunidad científica como en el resto del mundo. Además, también fue el que más avances consiguió en la materia.

Según sus estudios, la inteligencia emocional se compone de los siguientes elementos:

Autoconocimiento emocional

El autocontrol emocional nos permite conocer nuestros propios sentimientos y saber cómo nos influyen. De esta manera, somos capaces de dominarlos, lo que mejora notablemente nuestra toma de decisiones en cualquier ámbito de la vida (personal, laboral, social…).

En definitiva, las personas con inteligencia emocional tienen la habilidad de reconocer sus fortalezas, debilidades, estados de ánimo y emociones. Sabiendo cómo le afecta a su comportamiento pueden valorar las situaciones y actuar de una forma más racional.

Autocontrol emocional

Gracias al autocontrol emocional podemos reflexionar y controlar nuestras propias emociones para no dejarnos llevar por determinados impulsos. Al detectar las dinámicas emocionales también tenemos la oportunidad de entender cuáles son efímeras, cuáles duraderas y qué aspectos de la emoción merece la pena aprovechar para conseguir nuestros objetivos de la forma más eficiente posible.

¿Qué ocurre si no tenemos autocontrol? Actuaríamos de manera irresponsable o impulsiva, lo que seguramente nos acarrearía complicaciones con nuestro entorno y sentimientos de arrepentimiento. Por ejemplo, en un momento de enfado en el trabajo podríamos enviar un email poco afortunado o incluso nos atreveríamos a dejar el empleo sin pensar en sus consecuencias y en si es lo que realmente queremos. 

Automotivación

¿Sabías que las personas con inteligencia emocional se motivan a sí mismos constantemente? Esto les ayuda a alcanzar sus metas, dejando atrás obstáculos fundamentados en miedos o costumbres injustificadas y poco racionales.

Para ello, es importante enfocar las emociones y sentimientos hacia los objetivos que nos interesa lograr en vez de prestar atención a los imprevistos o a los posibles obstáculos que nos podamos encontrar en el camino. Del mismo modo, también es necesario contar con cierto grado de optimismo, proactividad y eficiencia y no dejarse eclipsar por metas a corto plazo que nos alejen de lo que queremos conseguir.

Empatía

La empatía es la capacidad de comprender las emociones ajenas, que pueden expresarse tanto de manera verbal como no verbal (gestos, expresiones faciales, reacciones fisiológicas, tics…). 

Al detectarlas, podemos entenderlas e identificarlas, lo que nos ayuda a crear vínculos más estrechos y duraderos con las personas con las que nos relacionamos, ya sean compañeros de trabajo, familiares, amigos o la pareja.

En definitiva, la empatía nos permite relacionarnos mejor con los demás y, por supuesto, tener la habilidad de ponernos en su lugar, siendo más sencillo saber cómo se sienten ante determinadas situaciones.

Habilidades sociales

Las habilidades sociales nos ayudan a interactuar de manera satisfactoria con los demás de forma asertiva. Esto es imprescindible tanto en nuestras relaciones personales como laborales. Así, debemos ser capaces de comunicarnos de manera satisfactoria con aquellas personas que nos resulten agradables, pero también con las que no lo sean tanto.

Manejar con éxito las habilidades sociales es clave para un buen desempeño profesional y para lograr la felicidad personal. De hecho, son muchos los estudios que señalan que es uno de los aspectos más importantes de la inteligencia emocional.

¿Se puede trabajar la inteligencia emocional?

¡Absolutamente! La inteligencia emocional se puede desarrollar a lo largo de la vida, lo que te ayudará a adaptarte, crecer y mejorar a nivel personal. Al final, entender, manejar y controlar las emociones es imprescindible para relacionarse con uno mismo y con los demás de forma sana y constructiva. 

¿Quieres aumentar tu inteligencia emocional? Entonces, no dudes en utilizar los servicios de Gabineti. Contamos con psicólogos especializados en inteligencia emocional que te guiarán para que consigas tus objetivos. Además, las terapias son individuales, privadas y online, ajustándose por completo a tus necesidades y horarios.

Artículo por Gabineti

Gabineti es la plataforma de consulta psicológica online líder en español. El equipo de redactores busca traerte los mejores contenidos semanalmente. Suscríbete a nuestra newsletter para permanecer enterado de todas las novedades.

Artículos relacionados

Trabajar con tu pareja, ¿es una buena idea?

Trabajar con tu pareja, ¿es una buena idea?

Se suele comentar que no es una buena idea mezclar el ámbito personal con el profesional, sin embargo, la realidad indica que el ambiente laboral suele ser un entorno en el que surgen nuevas relaciones sentimentales. Pero, ¿es buena idea trabajar con tu pareja? Como...

Problemas de pareja con la llegada de un bebé

Problemas de pareja con la llegada de un bebé

Las crisis de pareja son algo habitual y, siempre que se sepan gestionar de forma equilibrada, forman parte de la cotidianidad y de lo esperable. Uno de los desencadenantes más comunes se produce con el nacimiento del primer hijo, ya que suele suponer toda una...

Miedo a la soledad, ¿qué es y cómo afrontarlo

Miedo a la soledad, ¿qué es y cómo afrontarlo

Resulta paradójico que en un mundo completamente interconectado en el que podemos comunicarnos con gente que está en la otra punta del planeta, se siga padeciendo, e incluso se incremente, el miedo a la soledad. Pero cuidado, no nos referimos simplemente a no querer...