¿Cómo diferenciar la depresión endógena de otros tipos de depresión?

Escrito por Gabineti

En los últimos años se ha incrementado de forma exponencial la cantidad de personas que sufren trastornos por depresión y, aunque cada vez es más habitual hablar de forma natural de ello, todavía sigue faltando mucha información y sensibilización. Una manera de concienciar es aprender a diferenciar entre los diversos problemas de salud mental para no tratarlos a todos igual. Por eso es bueno empezar a diferenciar la depresión endógena de otros tipos de depresión.

¿No sabes qué es la depresión endógena o no te habías planteado que pudiesen existir diferentes tipos de depresión? No te preocupes, es habitual y si has llegado hasta aquí es precisamente porque estabas buscando información al respecto. Así que, sigue leyendo porque te damos todos los detalles.

¿Qué es la depresión endógena?

Se considera depresión endógena a aquella que tiene un origen biológico y que puede guardar una relación con una predisposición genética, es decir, que podría ser heredada. Esto quiere decir que para que se produzca no tiene por qué existir un factor externo relacionado con nuestros acontecimientos vitales negativos.

Para diferenciarla de otros tipos de depresión, podemos fijarnos en sus principales características:

  • Melancolía, ansiedad y tristeza. La depresión endógena se manifiesta a través de un estado de ánimo en el que se refleja una profunda tristeza y por permanecer en ella a lo largo de gran parte del día. Además, cualquier pequeña situación podría desencadenar en una subida repentina del estrés y de la ansiedad.
  • Pérdida de la ilusión. El paciente va perdiendo de forma paulatina la ilusión por realizar cualquier tipo de actividad, incluso las que a priori podrían resultar más seguras como pasar el tiempo en compañía de amigos.
  • Descenso drástico del deseo sexual, llegando incluso a desaparecer del todo.
  • Sentimiento de vacío e incapacidad para reaccionar emocionalmente. La persona que sufre una depresión endógena termina desarrollando una apatía emocional que bloquea sus reacciones incluso frente a eventos traumáticos.
  • Dificultad para mantener un sueño equilibrado. En ocasiones se manifiesta a través del insomnio, pero otras veces puede ocurrir que la persona pase demasiadas horas durmiendo y no quiera salir de la cama.
  • Falta de energía y fatiga. Aunque el paciente no lleve a cabo ninguna actividad física, mostrará un elevado cansancio y no tendrá ganas de hacer nada.  
  • Falta de concentración y de memoria. También es habitual que aquellos que sufren depresión endógena tengan problemas de atención e incapacidad para concentrarse en sus tareas.
  • Problemas de apetito. A veces manifestados a través de una desgana constante y otras a través de un hambre desmedida que puede derivar en atracones.

Además de todos esos síntomas, si la situación no se trata con un especialista y se empieza una terapia, podrían desarrollarse ideas irreales o trastornos cercanos al delirio como la hipocondría, entre otros, y también aparecer la idea del suicidio.

Principales diferencias entre la depresión endógena y la depresión exógena

La diferencia más importante que podemos encontrar entre estos dos tipos de depresión es la causa que las provoca.

Mientras la depresión endógena suele partir de un desequilibrio químico en el cerebro que podría tener un origen genético, la depresión exógena, también conocida como situacional o reactiva, se produce tras un acontecimiento específico que ataca directamente a nuestro estado de ánimo. Situaciones traumáticas, períodos alargados de estrés, rupturas sentimentales, pérdidas… todas ellas podrían considerarse como posibles detonantes en una depresión exógena.

¿Qué se puede hacer para salir de una depresión endógena?

Lo primero de todo es ponerse en manos de un buen profesional que identifique el problema, establezca un diagnóstico y ponga en marcha la terapia más apropiada.

Además, dependiendo del estado del paciente, es muy posible que sea necesario incorporar supervisión psiquiátrica y algún período en el que haya que recurrir a la medicación hasta encontrar un equilibrio.

Durante todo este proceso existen una serie de pautas recomendables que pueden ayudar a los pacientes a encontrarse un poco mejor:

  • Buscar una red de apoyo sólida. Además del terapeuta conviene rodearse de amigos y familiares con los que poder compartir nuestro estado emocional y que permitan evitar el encierro y el aislamiento.
  • Buscar momentos de ocio. Aunque sea complicado, es importante realizar algún tipo de actividad estimulante y que sea agradable. Aprender algo de jardinería, acudir a clases de dibujo, a talleres de escritura… Mantener la cabeza ocupada en algo que nos gusta siempre es beneficioso y además ayudará a hacer nuevas amistades y a detener pensamientos perjudiciales.
  • Realizar algún voluntariado. Ayudando a los demás conseguimos también ayudarnos a nosotros mismos. Para ello se puede escoger alguna causa con la que simpaticemos. Esto también permite comprender que hay mucha gente que atraviesa momentos difíciles.
  • Meditación. Practicar respiraciones pautadas consigue que nos mantengamos calmados, aumenta nuestra capacidad de concentración y nos permite centrarnos en el momento presente y alejar preocupaciones.
  • Hacer ejercicio. Los beneficios de mantener una actividad física constante ya son de sobra conocidos. Al ejercitarnos liberamos hormonas como las endorfinas o la serotonina, nos relajamos y controlamos la ansiedad.

Gabineti, psicólogos online a tu servicio

Tanto si crees que padeces una depresión endógena como si simplemente quieres consultar a un profesional de la salud mental para que elabore un diagnóstico preciso, contacta con Gabineti. Tenemos a tu disposición un nutrido grupo de psicólogos y psicólogas que te atenderán online, de forma totalmente confidencial y personalizada y te ayudarán a encontrarte mejor. 

Artículo por Gabineti

Gabineti es la plataforma de consulta psicológica online líder en español. El equipo de redactores busca traerte los mejores contenidos semanalmente. Suscríbete a nuestra newsletter para permanecer enterado de todas las novedades.

Artículos relacionados

¿Cómo aceptar el fracaso y sacarle partido?

¿Cómo aceptar el fracaso y sacarle partido?

La sociedad actual nos empuja a tener un elevado índice de autoexigencia. Queremos ser los mejores en nuestro trabajo, desarrollar todas nuestras inquietudes, disfrutar al máximo cada minuto o esforzarnos cada día por pulir cada uno de nuestros defectos. Se nos dice...

¿Se puede perder la vergüenza? 6 consejos efectivos y útiles

¿Se puede perder la vergüenza? 6 consejos efectivos y útiles

La vergüenza es un sentimiento natural y normal. De hecho, todos lo hemos experimentado en más de una ocasión, incluso hasta el punto de evitar ciertas actividades por miedo a hacer el ridículo. Ahora bien, si llega a interferir en nuestra vida diaria o nos limita...

Desconexión digital del trabajo, ¿cuáles son sus beneficios?

Desconexión digital del trabajo, ¿cuáles son sus beneficios?

La digitalización tiene grandes beneficios, tanto en la vida laboral como privada. Sin embargo, una elevada exposición a los medios digitales y tecnológicos puede ocasionar graves problemas a nuestra salud mental. Para evitarlo, el derecho a la desconexión digital de...